.

VENTA DE CASAS EN TENERIFE, ZONAS Y TIPOLOGIAS_en


En el caso concreto de Tenerife para el sector de la vivienda residencial se pueden distinguir tres zonas distintas;

1.- La zona norte y la zona de medianías del sur de la isla, (exceptuando la zona turística del Puerto de la Cruz)  donde  vive la población oriunda de la isla y la compra se produce normalmente en la misma población donde se ha nacido, los familiares suelen avalar la compra de la vivienda  de los hijos. Estas poblaciones tienden a ir perdiendo población a favor de los núcleos de costa (que no turísticos) elegidos por la gente más joven, debido a que cuentan con  mejores servicios. El precio en estas zonas no ha tenido grandes cambios dado que la mayoría de las viviendas en estas zonas rurales, eran de autoconstrucción (debido a que normalmente las familias disponen de los terrenos) o pequeñas construcciones de pocas unidades que eran absorbidas adecuadamente por la población local.

2.- Las zonas turísticas; exceptuando el Puerto de la Cruz en el Norte (con grave deterioro turístico anterior a esta crisis debido a la antigüedad de las instalaciones hoteleras, algunas con más de cuarenta años y mínimas  reformas) como Los Cristianos, Las Américas y Costa Adeje, en el Sur, mantienen un equilibrio entre oferta y demanda, incluso  en épocas de gran afluencia de algún mercado extranjero como el ruso (durante los tres últimos años) o el nórdico (durante las navidades) puede hacer que la demanda supere la oferta dado que apenas hay construcciones nuevas o en primera línea.

3.- El resto de la zona Sur de la isla, poblaciones como San Isidro, Valle San Lorenzo, Cabo Blanco, Adeje pueblo, Las Chafiras, etc… todas situadas por encima de la autopista y otras como pueden ser Las Galletas, El Médano, Los Abrigos, más cerca de la costa son de la misma tipología, ciudades dormitorio nacidas al calor del boom del turismo, la construcción y a la rápida asimilación por parte de los propietarios de las tierras (antiguos invernaderos o cultivos en desuso) del contrato de permuta, que permitía una fácil financiación al “promotor”. Las viviendas situadas en poblaciones más cercanas a la costa tenían un precio superior a las de poblaciones más alejadas pero sin grandes diferencias.

Estos núcleos poblacionales  llegan a multiplicar hasta siete veces su población en algo menos de treinta años, como puede verse en el siguiente gráfico que representa a Arona o por cuatro como es el caso de San Isidro en menos de veinte años.

_en

Rincón Inmobiliario - Privacy - Cookies Policy.